Exfoliantes caseros

astridahorro, belleza, mascarilla Comments

¿te has quedado sin exfoliante? ¿quieres preparar tu piel para el verano de forma natural? ¿quieres probar alternativas a los productos químicos? ¿quieres ahorrar en tu rutina de belleza?

Como respuesta a todas estas preguntas, os dejo un pequeño recopilatorio de exfoliantes que podemos preparar en casa con los ingredientes habituales que siempre tenemos por casa.

Café:
Sólo con añadir una cucharada de café molido a nuestra crema limpiadora habitual, el polvillo hará la función de exfoliante, y a su vez, actuará como antioxidante, dejándonos la piel bien exfoliada. Si no queremos mezclarlo con una crema, podemos añadirlo a un yogur, mezclándolo bien y frotando en la piel durante 2 minutos. Después aclaramos con agua fría para cerrar los poros y nos quedará una piel limpia y fresca.

Azúcar y limón:
Para preparar este exfoliante casero, basta con hacer un preparado de dos cucharadas de azúcar con el zumo de medio limón. Para aplicarlo, deberemos tener la cara húmeda y aplicar el preparado con movimientos circulares, lo dejamos reposar en nuestra piel unos 4 minutos y podemos aclararnos la cara con agua tibia. Finalmente, nos lavaremos con agua fría para cerrar los poros y tonificar la piel.

Azúcar moreno:
En este caso, repetimos el mismo proceso que con la mascarilla exfoliante de café, basta con agregar una cucharada de azúcar moreno a nuestra crema habitual y frotarla suavemente durante un par de minutos para terminar retirando la crema con agua fría.

Harina:
Otra variante de las mascarillas caseras exfoliantes es mezclar tres cucharadas de harina de maíz con aceite hasta que se forme una pasta densa. Aplicaremos la mezcla sobre la cara, dando pequeños masajes circulares. Finalmente retiramos con agua tibia y finalizamos aclarando con agua fría para tonificar los músculos de la cara. Esta mascarilla también se puede hacer con agua, repitiendo el mismo proceso.

Para hacer una exfoliación, debemos saber que siempre haremos movimientos de abajo hacia arriba, formando círculos para favorecer el drenaje y la circulación. Se puede empezar por la barbilla, seguir por las mejillas, nariz y finalmente la frente.

Los movimientos o masajes deben ser suaves, para no hacer daño a la piel y dejarla roja mucho rato o con pequeñas lesiones que pueden convertirse en marcas para siempre.

Espero que estas mascarillas os hayan sido de utilidad y que las probéis, ya que, con poco dinero, conseguiremos buenos resultados en nuestra piel de forma natural y sin salir de casa.

 

Foto. http://comercioytransporteenjaen.blogspot.com.e