Básico de armario: el vestido negro

RaquelCombinaciones, Moda, Ropa Comments

Collage realizado con Polyvore

El vestido negro o Little Black Dress (LBD en su conocida abreviatura) es un básico de fondo de armario, que nos puede sacar de un apuro en más de una ocasión. Elige un vestido sencillo, sin brillos ni strass, con la forma que mejor se adapte a tu silueta. Al ser un básico que nunca se pasa de moda, procura adquirir uno de buena calidad para que te dure varias temporadas. Lo podrás llevar a fiestas, cenas, eventos y cualquier ocasión especial en la que no sepas qué ponerte. Cambia los accesorios y tendrás un look diferente para poder repetir vestido perfectamente.

Al tratarse de un color neutro y oscuro, permite muchas combinaciones, desde las más clásicas hasta las más atrevidas. Y al ser corto, permite que lo luzcamos tanto en invierno como en verano. Abandona los clichés de que el negro es solo para la temporada de otoño/invierno y llévalo también en las estaciones de más calor. Aquí te damos varias ideas para que combines el tuyo.

Para una noche especial de otoño, combina tu vestido negro con unos zapatos de tacón en el mismo color (alargarán tus piernas visualmente), medias negras semi-transparentes y accesorios en dorado (los pendientes largos para restar sorbriedad). Pinta tus labios y uñas de rojo pasión. Acapararás todas las miradas.

En verano, anímate a llevarlo con tonos más vibrantes, como el turquesa. Escoge un bolso a tono y con cadena para estar más comoda y unas gafas de pasta para el sol a juego. Cambia el tradicional bicolor blanco/negro por negro más un color neón y veraniego. Quedará ideal en pieles bronceadas.

Este año, como los anteriores, los abrigos de pelo serán tendencia. Combina un abrigo de pelo con los zapatos en lugar del bolso y dale un toque elegante con esos pendientes negros que seguramente ya tendrás en tu joyero. Puedes llevarlo con un bolso grande tipo shopping, no solamente con bolsos pequeños de mano. De hecho, un bolso más grande le dará un toque chic diferente que seguro te encantará. Ahuma tus ojos en negro y pinta tu labios simplemente con brillo.

Si tu estilo es más dulce y girly, combina tu Little Black Dress con un tono rosa pastel o beige (nude). Puedes llevarlo con una americana en ese tono para las noches, y llevar a juego zapatos tipo salón y un cinturón con algún detalle, por ejemplo un lazo. También tienes lacas de uñas y pintalabios en este tono tan dulce que restarán seriedad al negro del vestido. Y al ser un vestido liso, quedará muy bien con medias de fantasía, por ejemplo de encaje o con lunares (tipo plumeti).

Como ves, puedes llevar tu vestido negro tanto con americanas (o chaquetas tipo Chanel) como con abriguitos o capas de pelo, e incluso con gabardinas (mejor en beige). En función del momento, llévalo con tonos pastel o neutros (nude, rosa pastel, cremas) o con toques de color (azul, fucsia, rojo, amarillo, naranja).