Manualidades con niños.

Estaréis de acuerdo en que los niños son una fuente inagotable de energía y que, muchas veces nos superan y nos desgastan y finalmente, terminan con todas las ideas y planes para entretenerlos en un abrir y cerrar de ojos. Pues bien, para que estén entretenidos, además de que aprenderán a darle un valor y un sentido a las cosas, os propongo que les iniciéis en el mundo de las manualidades para que construyan y modifiquen las cosas que quieran a su antojo.

Hay muchísimas técnicas que son válidas, inocuas y muy vistosas para trabajar con niños.

Una de ellas es decorar la ropa que van a llevar o sus propias zapatillas. Hay pintura para ropa que es muy sencilla de utilizar y si les ayudamos con el diseño, los tendremos un buen rato entretenidos coloreando el dibujo y esperando a que se seque para utilizar esa prenda que ellos mismos han realizado.

Siguiendo con la pintura, ellos mismos pueden personalizar piedras grandes, huchas de barro sin pintar, cajas de madera o de cartón para guardar sus juguetes, botes de plástico para ordenar lápices…además siempre contando con sus dibujos animados preferidos, seguro que será todo un éxito.

Otro material para trabajar con niños, que es muy resultón, es el yeso o el barro. Con estos materiales los niños pueden crear sus figuras, ya sean sus dibujos animados favoritos, o alguna otra figura (sol, su propia mano, avión…) que les motive para tenerlo de decoración.

Otra forma de hacer manualidades sencilla es con papel, además ensucia menos, si el niño o niña ya es mayor para manejar las tijeras, bastará con encontrar algún ejemplo de decoración con papel que nos guste (internet está lleno de ejemplos) y dejarles que nos ayuden a hacer, por ejemplo, unos adornos nuevos para nuestro árbol de navidad, o farolillos de papel, flores, tarjetas, coronas de cumpleaños, guirnaldas…

No nos olvidemos de los clásicos collares y pulseras de macarrones o cualquier otro tipo de pasta seca que además podemos colorear con pintura.

También pueden construir sus propios juegos con trozos de madera, fieltro o cartulina, por ejemplo, un tres en ralla, un juego de memory, un parchís…lo que se nos ocurra.

Yo prefiero que, además de entretener y desarrollar su creatividad, la manualidad construya un objeto con algún uso que el mismo niño pueda aprovechar para poder saber el esfuerzo que conlleva la realización y así apreciarlo y darle valor.

Foto: www.coloreacortaypega.blogspot.com.es

astridManualidades con niños.

Comentarios 2

Leave a Reply

Your email address will not be published.